CNEL VIDAL: Un homicidio, dos años, ninguna pista

Fue un 16 de Mayo de 2016, cuando se armó un gran revuelo policial luego del llamado de un empleado del establecimiento “Don Antonio” en Coronel Vidal, que aseguraba haber encontrado a su patrón muerto dentro de su vivienda. Las primeras hipótesis fueron las de robo, aunque con el correr de las primeras horas se fue descartando. En la casa no faltaba nada. Pedro Maceiras, de 69 años, yacía fallecido en su habitación luego de recibir al menos 6 impactos de bala. ¿Quién los disparó? Al día de hoy, dos años después, aun es una incógnita.

Maceiras era un criador y exportador de caballos, que tenía su establecimiento en el km 344 de Coronel Vidal, bajo el nombre “Don Antonio”, si bien el hombre residía en Mar del Plata, se supo que tenía algunas relaciones en la localidad cabecera del distrito. Luego de su asesinato, surgieron diferentes cuestiones, entre ellas, que había entregado hacia poco tiempo, una Dodge RAM en parte de pago por un negocio de su actividad.

El día 16 de mayo, uno de sus empleados llegó al lugar, ya que habían acordado encontrarse en un determinado horario. Al apersonarse en el sitio, notó que el hombre no respondía al llamado a la puerta, por lo que comenzó a recorrer los alrededores de la vivienda. Cuando llegó a la ventana de la habitación, vio el cuerpo del sujeto desvanecido y sin vida en el suelo. Ya con los investigadores en el lugar, se estableció la que pareciera ser una escena del crimen muy bien estudiada.

 

La reconstrucción del hecho:

 

Según pudimos saber desde el ámbito judicial, el hombre estaba acostado al momento de recibir los primeros  impactos de bala en su cuerpo. Incluso, los investigadores aseguraron que Maceiras llegó a levantarse para intentar defenderse del agresor, tomando un sable que tenía a modo de decoración, pero nada pudo hacer. Recibió 6 impactos de bala que fueron fulminantes para su vida.

El agresor no ingresó a la vivienda. Al menos así se desprende de los informes elevados a la causa. Según se dijo, cada disparo llegó desde el exterior de la vivienda, y a razonamiento de la científica, parece que fue con un revolver, ya que no se halló ningún casquillo de bala en ningún lugar.

Lo cierto es que hubo más de 40 declaraciones dentro de la reconstrucción de las últimas horas del hombre, pero al día de hoy, dos años después, nadie sabe quién, ni por que mataron a Pedro Maceiras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *