Las dos caras de la moneda

En una época del año en la que habitualmente comenzamos a pensar en la recta final del año, se empiezan a entablar diálogos en pos de intentar obtener al menos, una “temporada estival” con la que se anhela el funcionamiento de comercios, balnearios, turismo y todos los lugares habilitados que la rueda misma conllevaría.

Si, en condicional. La incertidumbre en la que se vio envuelta el 2020 aun no posee fecha de vencimiento y, por el contrario, pareciera que la visión de reactivación económica fuese empañada por pensamientos pesimistas.

Todo esfuerzo de avance e incluso posibilidad de proyección normal del cual todo ser humano hace uso, es obligadamente nulo. Ni los “esenciales” que salen a diario a cumplir con sus tareas laborales, saben si podremos disfrutar de un fin de año.

Si bien se nota un gran esfuerzo por implementar todo tipo de protocolos para el funcionamiento de micros, la vuelta de guardavidas a las playas, pedidos de un “cierre” del No año escolar, resulta una ambigua realidad.

Mientras tanto la cantidad de casos aumenta generando el pico en algunas localidades. No se habla de conciencia social, volvemos para atrás en las fases y se cierran cada vez más las ciudades. Sin embargo, esto ultimo pareciera ser solo plasmado en conferencias provinciales y nacionales televisadas, notas de diarios e informes, ya que sale el solcito y la gente a las calles…. (Acá y en el Gran Buenos aires)

La costa, no muy contenta, tampoco puede pensar en el prospero de una temporada que permita resucitar su economía; El contexto epidemiológico provoca que una gran cantidad de residentes del lugar expresan en redes sociales los escasos recursos hospitalarios para la zona.

Ni hablar de la ciudad vecina que resulta fuente de trabajo para muchos… o resultaba. Catalogada como la ciudad con índice mas alto de desempleo en el país, Mar del Plata sufre a la par del resto. Serian alrededor de 65 mil personas sin trabajo, de las cuales un porcentaje, damos por sentado, viven en el partido marchiquitense.

Todo concluye en respirar hondo y tachar un día más.. Feliz día número 193 de cuarentena o ya, falso confinamiento social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *