Ser Niño

Tenemos muchas fechas significativas en el calendario a lo largo del año, algunas conmemorativas, históricas, culturales, otras festivas. Pero poco a veces nos detenemos a darle la importancia o reflexión que merecen.

En agosto en cuanto a festivas, la más importante es la del día del niño.

Si pensamos con detenimiento podemos decir que la infancia es una época que nos marca para el resto de nuestras vidas. En esta etapa aprendemos a relacionarnos, a expresarnos y a percibir el mundo.

Es en la infancia cuando los niños empiezan a conformar su personalidad y se suceden ciertas experiencias tanto en el núcleo familiar como en otros contextos también importantes. (La escuela por ejemplo..)

Por supuesto que todos fuimos niños, por lo que si uno le da esa individualidad supongo te lleva a pensar como pensabas o veías las cosas cuando eras niño. No solo desde un lado más ingenuo quizá, sino también más sano y creativo. Mas allá de la durabilidad que tenga esta “etapa” en nuestra vida es un punto al que siempre volvemos ¿no?.

La memoria, los olores, la gente que nos acompañó… Como una suerte de compilado de fotografías que te transportan…. A tu infancia, tu base, tu esencia.

Seguro cuando vez algo o repetís una acción que realizas desde pequeño, te transmite una sensación de felicidad. Los lugares que visitabas a menudo. La ropa que vestías. Y todo lo contrario con las malas experiencias o recuerdos.

Con el pasar de los años los sueños se achican un poco, al igual que el tamaño de las plazas, el ancho de las avenidas y largo de las cuadras, el alto de la mesada de casa, entre otras cosas.

“La cabeza de un niño es una de las cosas más preciadas y hay que cuidarlas como tal”. Como si fuese una cajita vacía a la que solo le podemos sumar herramientas y oportunidades, pero con mucha cautela y sin prisa.

No dejes de aportarle nunca un sabor distinto, un lugar nuevo, una experiencia que repetir y un cuento que recordar.Para poder volver a ella cuantas veces queramos y sea necesario. Hagamos que el segundo domingo de cada agosto siga siendo tan especial como hicieron con los nuestros.

Cómodo, cálido, seguro y amigable. Hoy como queremos que sea para los más chiquitos y para festejar nosotros el de los recuerdos ¡Feliz día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *